Aparece ballena muerta en Barra Vieja.

HB Deportes

Por: Susana San Juan

Acapulco, Gro., (06/04/2015). El cadáver de una ballena de 100 kilogramos y aproximadamente tres metros de longitud fue arrastrado por la corriente del mar hacia playa Revolcadero, en la zona Diamante, muy cerca del hotel Quinta Real.

El hallazgo fue realizado por salvavidas del lugar, quienes señalaron que el cuerpo de la ballena ya comenzaba a expedir olores fétidos.

Fuentes de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), indicaron que se trataba de una ballena de la especie piloto.

Explicaron que el cetáceo presentaba lesiones en diversas partes de su cuerpo.

La ballena piloto está catalogada como en peligro de extinción y por lo tanto, recibe protección especial por normas federales, al igual que la ballena gris.

El cadáver del mamífero fue trasladado a un terreno cercano a Barra Vieja para ser enterrado.

La especie de las ballenas pilotos pertenece a la familia de los delfines oceánicos, integrado por el calderón común y el calderón tropical.

Se alimenta principalmente de calamares.

De acuerdo a la Secretaría del Medio ambiente y Recursos Naturales, una de las principales amenazas para los cetáceos es la captura incidental por las pesquerías costeras y de mar abierto.

Se ha estimado que cada año en el mundo mueren accidentalmente por esta actividad más de 300 mil cetáceos, entre ballenas, delfines y marsopas.

En mayo de 2002, el gobierno de México declaró Área de Refugio de Ballenas a todo el mar territorial y la zona económica exclusiva de nuestro país, que abarcan en conjunto aproximadamente 3 millones de kilómetros cuadrados en los océanos Pacífico, Atlántico y Mar Caribe.

En esta zona, de acuerdo con la adición del artículo 60 Bis a la Ley General de Vida Silvestre, ningún ejemplar de mamífero marino, cualquiera que sea la especie, podrá ser sujeto de aprovechamiento extractivo, ya sea de subsistencia o comercial, con excepción de la captura que tenga por objeto la investigación científica y la educación en instituciones acreditadas.

De acuerdo a Greenpeace, las ballenas viajan más de 20 mil kilómetros anualmente.

La mayoría de las ballenas vive aproximadamente 40 años, aunque otras -como el rorcual común- pueden vivir hasta 90 años. En 1993, se localizó a un gran macho de ballena de arco que había sido arponeado por los indígenas inuit de Alaska. En su cuerpo aún permanecía la punta de piedra del arpón. Este tipo de arpones dejó de ser usado después de 1900, lo que llevó a científicos a especular que las ballenas podrían vivir más de 100 años.

 

Foto: Protección Civil estatal.

785total visits,2visits today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *