Derechos humanos están en riesgo en Guerrero: Greenpeace.

HB Deportes.

Por: Susana San Juan.

Acapulco, Gro., (02/09/2015). Ambientalistas advirtieron sobre la impunidad que existe en Guerrero. El buque Esperanza de la organización ambientalista Greenpeace ancló en Acapulco este miércoles, con la finalidad de alertar a la población del peligro ambiental que representan las televisiones analógicas, con la puesta en marcha de la nueva tecnología digital y el denominado “Apagón Analógico”, impulsado por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).
“En México, cada persona produce 8.2 kilos de desechos electrónicos al año, cuyo destino no se conoce”, advirtió la ambientalista Sinaí Guevara, coordinadora de la campaña de tóxicos de Greenpeace en México, quien subrayó que en el caso del apagón analógico, se requiere un programa de recolección efectivo, eficaz y transparente.
Cuestionó: “¿Dónde están las televisiones, donde las están confinando, hay un presupuesto para esta tarea?”.
Advirtió que existe el riesgo de que 40 millones de televisores serán desechados por la SCT, por lo que la organización Greenpeace puso en marcha el sitio y la campaña www.ezombies.org.
Sinaí Guevara manifestó que “hay residuos que son tóxicos. Debemos asegurar que los desechos de las televisiones viejas no van a contaminar el ambiente, queremos alertar por el problema que van a generar las televisiones analógicas”.
Explicó que antes de visitar Acapulco, el barco Esperanza efectuó un recorrido por el océano Pacífico, que incluyó un recorrido por el Mar de Cortes, en defensa de la vaquita marina y en protesta contra las redes de pesca ilegales; además de visitar Mazatlán, comop arte de una campaña contra la contaminación de ríos por residuos agrotóxicos.

“Justicia y Esperanza”
El Buque Esperanza luce una leyenda visible a todos los visitantes: “Justicia y Esperanza”.
La representante de Greenpeace puntualizó que “en Guerrero no es solamente el contexto de problemas ambientales, nos damos cuenta que hay impunidad total en todo tipo de delitos, el derecho humano a un ambiente sano es para todos los mexicanos, y en Guerrero, junto con todas las demás garantías, está en riesgo de no llevarse a cabo”.
Explicó que “Greenpeace funciona mediante la protesta pacífica, y como organización civil, nuestro mensaje incluye paz, justicia y esperanza, pensamos que es lo que México necesita”.
Señaló que “somos una organización ambientalista pero cuando sabemos que el contexto no te permite defenderlo, con mayor dificultad lo puedes hacer, en México muchos ambientalistas son amenazados. Somos ambientalistas pero también defendemos la libertad de expresión”.
La embarcación permanecerá en el puerto hasta el 6 de septiembre, y en ella viajan 16 tripulantes, además de 21 voluntarios e integrantes de Greenpeace, de diversas nacionalidades, principalmente mexicanos.

Deja un comentario